Ediciones Vigía: libros manufacturados en la era digital

Por Jessica Mesa Duarte

Quien ha tenido la oportunidad de adentrarse en cualquier casa editorial habrá notado la magia que allí se transpira. Uno tras otro, ocurren alumbramientos colmados de versos encumbrados en todas sus formas y finas prosas con peculiares poéticas.

Mas, si tiene la posibilidad de visitar un sitio donde se confeccionan los libros a mano, con elementos considerados inservibles por muchos y que allí se convierten en preciosos objetos decorativos, se enamorará de la luz que emanan como la tenue caricia de un atardecer. Esa capacidad de encontrar esplendor entre la sencillez de un texto en pleno nacimiento, hace que cada propuesta de Ediciones Vigía sea única.

Marialva Ríos diseñó el stand de Vigía para la Feria del Libro de La Habana

Desde los mismos inicios del 2016 comenzaron a hacerse realidad sueños en los que los trabajadores de la singular editorial, ubicada en la ciudad de Matanzas, Cuba, pusieron todo su empeño. “Empezamos en enero haciendo El forastero, de Roberto Manzano, Un jardín que escribía cartas de amor, de Luis Yuseff Reyes y terminamos La revista del Vigía, correspondientes al año 2015. 

“Estuvimos presentes en la Feria del Libro de La Cabaña, en la capital, con un stand dedicado a dos grandes escritores de Uruguay, país invitado de honor al evento literario. Homenajeamos a Mario Benedetti e Idea Vilariño”, explicó Agustina Ponce, directora de Vigía

Ediciones Vigía le aporta mayor trascendencia a sus creaciones cuando apuesta por acompañar sus propuestas literarias con una exquisita mezcla de manifestaciones artísticas.

La narración oral también formó parte de las presentaciones de la editorial.

“No solo figuras importantes de las letras, sino también de la música estuvieron en Vigía y ofrecieron conciertos; es el caso de Ernesto Pita, excelente trovador radicado en España pero que amigo de la editorial quien creció en este edificio haciendo trova. También estuvo con nosotros Raúl Torres y Rey Montalvo, que ya es habitual.

“En abril recordamos a Teresita Fernández porque consideramos que su poética tiene mucho que ver con Vigía y su discurso se asemeja a lo que nosotros creemos que debe ser el libro que se hace en este lugar, obtenido de materiales pobres y que se convierte en un acto de belleza. Publicamos también Versos camino a casa, una canción de Rey Montalvo acompañada por un disco.

“Ofrecimos varias exposiciones en la galería del San Juan, que ocupa la planta alta del inmueble donde radicamos, dedicadas a artistas jóvenes y mostramos libros-objetos y ejemplares únicos.”

La familia, como célula fundamental del desarrollo del ser humano, ha inspirado el suave encantamiento que envuelve entre las páginas de Vigía. Una mirada especial dedicaron a los niños. Ellos se convirtieron también en creadores.

“Realizamos la revista de los niños, la antología Los sueños cantan, la cual agrupó a todas las mujeres matanceras que han escrito para niños. Publicamos La dulce superficie de la vida, un libro de Maylan Álvarez que habla sobre la familia, la cotidianidad que muchos pasamos por alto pero que ella recoge en cada página con mucho amor y devoción ante los recuerdos.

Encuadernadoras de Ediciones Vigía en plena faena

“Tuvimos la primera experiencia resultante del curso de diseño básico que impartió Marialva Ríos para niños. En este segundo curso los niños trabajaron en una publicación diseñada por ellos. Así fue que Vigía hizo cien plaquettes totalmente diferentes para un día de presentación.”

Han aparecido publicados por la emblemática editorial escritores cubanos y extranjeros quienes han ofrecido lecturas, talleres y conferencias, experiencias que también desembocaron, felizmente, en proyectos de intercambio académico con universidades norteamericanas.

“Sacamos a la luz Cristóbal Colón y otros locos, de Pedro Monge, dramaturgo cubano radicado en Nueva York; podemos mencionar Los copistas, de Leticia Hernández, que fue un acercamiento hermoso a figuras indispensables de la cultura musical matancera. El trabajo del hacha, un poema ganador del Premio América Bobia en el 2015, también se publicó durante el año que recién culminó.

“Para satisfacción nuestra estudiantes de dos universidades estadounidenses, la Universidad Estatal de Houston, Texas y la Western Carolina University, un centro privado de Carolina del Norte, se unieron a los trabajadores de Vigía para crear un libro.

“También por primera ocasión hicimos un libro de artista, es decir, que un creador de las artes plásticas piensa en un libro para hacerlo en Vigía. Así fue que Sandra Ramos, a partir de unos poemas de Gastón Baquero decidió componer un texto en el que priman la fotografía y el dibujo.

“La escritora y periodista norteamericana Margaret Randall igualmente visitó la editorial y una diseñadora, también procedente de Estados Unidos, contribuyó en la confección de una propuesta de Vigía.”

Dicen que el arte cura almas y Vigía, además de poner en práctica ese presupuesto fue más allá. La confección de una plaquette sirvió, igualmente como rehabilitación a los pacientes de la sala de fisiatría del Hospital Militar Mario Muñoz.

Las diversas formas de la escritura, desde el ensayo teatral e histórico, la narrativa y la poesía, aparecieron reflejados en las páginas iluminadas por las mismas manos que día tras día se dedican a moldear historias en formas de sugerentes visualidades.

“Vio la luz el libro que resultó ganador en el año 2015 del concurso de historia local Pedro Antonio Alfonso. Mireya Cabrera Galán resultó ser la autora de un texto muy interesante que nos invita a conocer las interioridades de Matanzas en el siglo XIX. Dolores María Ximeno, otras miradas constituye un reencuentro con esa parte de la cultura matancera.

“Ofrecimos una mirada al José Martí poeta y sus Versos Libres, en Dos Patrias. Estamos terminando Teatro para la escena, de Omar Valiño, gran estudioso del teatro cubanos contemporáneo, el cual ofrece un homenaje al grupo Agoras Teatro, que dirige Carlos Celdrán y brinda un minucioso análisis sobre el movimiento que ha generado la agrupación. Tenemos pendiente la presentación de la plaquette Radar, de Yeilén Delgado. ”

En sus inicios su propósito era dar a conocer a los jóvenes escritores de la ciudad de Matanzas, muchos con gran talento, pero desconocidos para las demás editoriales. Poco después el éxito del proyecto conllevó a que se extendiera a la divulgación de lo mejor de la creación artística nacional y universal.

Cada año, en tiradas de 200 ejemplares, Vigía publica literatura cubana y extranjera en nueve colecciones y dos revistas. Obras de reconocidos escritores como Miguel Barnet, Carilda Oliver Labra y César López han sido difundidas por esta editorial matancera.

La excelencia estética de sus propuestas le ha merecido Premios de la Crítica Literaria, del Salón Nacional de la Gráfica y de eventos como la Feria Internacional del Libro de La Habana y el concurso El Arte y el Libro.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog contra el estigma y las injusticias

Relatos, ensayos y poemas contra la idea equivocada del estigma y las injusticias

julioalejandre.wordpress.com/

el blog de julio alejandre

cuaderno hipertextual

la bitácora de escritura anfibia de Miguel Antonio Guevara (beta)

A %d blogueros les gusta esto: